Uso directo de la geotermia: La experiencia de una casa en Pirque

lunes, 09 de enero

Buscando incorporar energías renovables a su vida cotidiana, una familia decidió aprovechar el calor de la tierra para temperar las habitaciones y espacios de su nuevo hogar.

Alonso Yáñez es radiólogo y hace casi dos años se trasladó junto a su familia al sector de Santa Rita de Pirque, a 40 km de la comuna de Santiago. En su nuevo hogar, se propuso reducir al máximo las emisiones de CO2 e incorporar energías limpias como la geotermia para calefaccionar cerca de 240 m2.

No fue simple poner en marcha este proyecto de vivienda sustentable. Tuvo que dedicar muchas horas investigando en internet y buscar la asesoría de un experto que calculó, según la zona y las características de la casa, cuánta energía iba a ser necesaria para calefaccionar los espacios en distintas épocas del año.

“El estudio comparó la parafina versus gas por condensación, leña y geotermia. La leña siempre la descartamos porque no queríamos contaminar. Tampoco nos interesaba usar parafina, así que si bien el gas por condensación y la geotermia andaban muy parecidos al principio, al tiempo la geotermia le ganaba al gas en términos económicos, y de ahí en adelante sólo te ahorrabas plata con la inversión según los cálculos”, explica el dueño de casa.

EL PRIMER INVIERNO

La empresa chilena VOHER fue la encargada de ejecutar el proyecto con geotermia. Su gerente general, Jorge Villarroel, cuenta que como se trataba de una sola vivienda no fue necesario hacer un pozo de gran profundidad. Por el contrario, afirma que en este caso la opción más conveniente fue usar colectores geotérmicos instalados a 2 metros bajo la tierra: “Se conoce como captación horizontal y es un sistema de tuberías de polietileno de alta densidad por el que circula un fluido (agua glicolada) capaz de captar el calor de la tierra. Este sistema va acoplado a una bomba de calor que, por medio de un proceso de compresión, aumenta la temperatura de un gas que entrega el calor al agua que circula por los radiadores al interior de la vivienda”. 

 

Radiadores

El interior de la vivienda cuenta con 17 radiadores que permiten mantener todos los espacios a una temperatura promedio de 20ºC. Antes de comenzar a calefaccionar con geotermia, se instalaron ventanas termopanel y se mejoró la aislación del techo y los muros para evitar la pérdida de calor.

colectores

El sistema se instaló en un espacio de 500 mt2. Según la empresa, para la captación horizontal en general se requiere disponer de un espacio aproximadamente 2 veces más grande que el área a temperar.

Además de no contaminar, desde VOHER destacan la alta eficiencia de esta tecnología. Una de las ventajas, explica Villarroel, es que su COP (coeficiente de rendimiento) es superior a 4, lo que indica que se puede disponer de 4 watt termales por cada watt eléctrico consumido por la bomba de calor: “El COP es la eficiencia del sistema, y se define entre el calor proporcionado y la electricidad consumida por las partes que componen el equipo. En este caso, el resto de la energía que se necesita para temperar la casa, es entregada por la tierra”. Pero a pesar de los beneficios, agrega, esta tecnología todavía es desconocida en Chile: “La casi nula presencia de industria nacional dedicada a fabricar bombas de calor ha incrementado los costos e impedido su masificación”.

Tras pasar el primer invierno con este sistema, Alonso y su familia hacen una buena evaluación. Cuentan con calefacción constante, todos los días del año, incluida la producción de agua caliente. Además, si se compara con un sistema a gas que les entregue el mismo nivel de confort, la inversión hecha se recupera en un promedio de 5 a 6 años: “Ha sido súper cómodo. Además de no emitir ningún tipo de gas contaminante a la atmósfera, en términos económicos nuestro consumo eléctrico no superó los 90 mil pesos, lo que es mucho menos si uno lo compara con lo que invierten algunos vecinos. Por ejemplo, aquí mucha gente usa caldera a gas por condensación, lo que significa que en los meses de invierno fácilmente puedes pagar una cuenta sobre los 400 mil pesos. Esto hace que en muchos casos, a pesar de tener toda la instalación armada en la casa, las personas terminen volviendo a usar leña para temperar los espacios, con todo lo perjudicial que esto puede ser para el medio ambiente”.